Energía Eólica

En los últimos años los paisajes españoles han experimentado muchos cambios pero quizás uno de los más llamativos ha sido la aparición de los modernos molinos de viento. Cuando viajamos por carretera los vemos continuamente, sobre todo en algunas regiones: son los aerogeneradores.

La energía eólica es aquella que genera electricidad aprovechando la fuerza del viento. En realidad, su uso no es nuevo, pues ya desde antiguo se utilizaban los molinos para diversas labores, sobre todo para bombear agua para la agricultura.

Actualmente los utilizamos para generar electricidad y para ello son necesarios los aerogeneradores, que están conectados a las grandes redes de distribución de energía eléctrica. Estos molinos tienen unas enormes aspas que, al girar por la acción del viento, mueven una turbina que transforma la energía cinética del viento en energía mecánica. Para que sean rentables se suelen instalar agrupados en los llamados parques eólicos.

Los hay de diferentes tamaños, incluso para uso doméstico, pero los aerogeneradores comerciales suelen tener una potencia de 2,5 MW y sus aspas alcanzan los 80 m. de diámetro. A mayor longitud de las aspas más potencia tienen los molinos y por tanto, mayor es la cantidad de energía que generan.

La instalación de un parque eólico genera una inversión importante en el momento de la instalación pero luego, al no necesitar ningún tipo de combustible, resulta bastante barato de mantener en comparación con otro tipo de instalaciones. El montaje de los molinos suele hacerse in situ. Suelen llevarse las piezas por separado y se montan en el sitio donde van a estar instaladas definitivamente.

La energía eólica es una de las llamadas energías renovables, es decir, que no se agotan con el uso. Es también una energía ecológica y respetuosa con el medio ambiente, pues no genera ningún tipo de elemento contaminante con lo que ayuda en la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero. Desde algunos sectores se apunta al impacto visual en el paisaje como algo negativo, y es cierto, pero en realidad las ventajas para el medio natural que ofrece este tipo de energía son mucho mayores que sus desventajas, ya que se trata de una energía limpia.

En la instalación de los campos de aerogeneradores actualmente se hacen estudios previos sobre el lugar en que se pretenden ubicar. Se realiza un estudio de vientos, con mediciones de viento a diferentes alturas para comprobar la velocidad y la dirección. Para poder usar la energía del viento este debe alcanzar una velocidad mínima de entre 10 y 14 km/h y no debe superar los 90 km/h, dependiendo del aerogenerador.

Además se tienen en cuenta algunos aspectos como el respecto a las aves del entorno, que la distancia hasta los pueblos de alrededor sea bastante grande y se intenta evitar que interfieran con las señales electromagnéticas de la zona.

Otra de las ventajas es que los parques eólicos se pueden situar tanto en lugares que no sirvan para otros usos, como zonas desérticas, como en zonas con otros aprovechamientos agrícolas o ganaderos con los que puede convivir sin interferencias.

Poco a poco se va extendiendo también el uso doméstico de esta energía (es la llamada energía mini eólica). La microgeneración de energía eólica son pequeños sistemas de hasta 50 kw de potencia, que permiten, por ejemplo, proporcionar electricidad a zonas que no tienen acceso a la red eléctrica o incluso instalarla en hogares para tener una menor dependencia de la red eléctrica, con el consiguiente ahorro económico.

Uno de los mayores inconvenientes que tiene la energía eólica es que no hay viento en todo momento, por lo que no puede, hoy por hoy, ser utilizada como única fuente de energía. Pero se está trabajando en ello de forma que se pueda minimizar este problema.

En los últimos años estamos viendo también la proliferación de los parques eólicos marinos, situados en el mar cerca de la costa, que aunque su construcción resulta más cara que la de los parques eólicos en tierra, también es cierto que el viento es más estable y fuerte en el mar por lo que la cantidad de energía generada es mucho mayor. Además, su impacto visual también es menor en el mar.

España es en la actualidad uno de los países en que mayor cantidad de energía eólica se genera. Nuestro país es el segundo productor mundial de energía eólica, después de Alemania. La energía eólica es capaz de generar una importante cantidad de la energía total consumida por nuestro país.